Un confinado en Olavide

Diario de un chamberilero atrapado por el coronavirus