El Palafox reabre como multicine de lujo, con mesas en las butacas y entradas a 16,90 euros

La cadena Yelmo proyectará películas dobladas y en versión original, a la vez que ofrece un servicio de platos recién hechos durante los primeros 15 minutos de proyección

Entrada al nuevo cine Yelmo Palafox | SOMOS CHAMBERÍ

Dos años y medio después de que la segunda sala más grande de Madrid apagara el proyector, el cine Palafox reabre al público este lunes. Lo hará completamente renovado por dentro, con siete multisalas en lugar de las tres con las que contaba antes de su cierre y centrado en los clientes de lujo, aquellos que pagarán entre 10,20 y 16,90 con cada entrada para contar con mayor espacio en las butacas, junto a apenas 50 espectadores y servicio de restauración al principio de la película.

La apuesta de este formato es de Yelmo Cines, la empresa que compró la sala de la calle Luchana para ponerle el apellido Luxury después de dos años de intensa reforma que ha transformado por completo los interiores de un cine histórico, uno de los pocos que quedaban en el entorno de la glorieta de Bilbao y que seguirá proyectando estrenos, aunque de una manera muy distinta a la que estaban acostumbrados sus antiguos clientes.

Lo que más llama la atención del nuevo espacio es el espacio disponible para las bucatas: las nuevas minisalas cuentan con muy pocas plazas (cerca de medio centenar) pero cada asiento tiene lámpara y una mesa a su disposición, para poder hacer uso de una carta que va más allá de las tradicionales palomitas, combinando platos calientes con tartas y similares. Todo se puede pedir en las propias salas o desde la aplicación del móvil de los cines, se sirve antes de la película y hasta los 15 primeros minutos desde que se ha iniciado la proyección.

Como otra de las novedades, las primeras proyecciones del cine de la calle Luchana también se adelantan: los pases comenzarán a las 13.30 todos los días. Ad Astra, de Brad Pitt, es su estreno estrella para este lunes, al que también acompañan títulos como Downtown Abbey, la segunda parte de It, la comedia Padre no hay más que uno o la última de Tarantino, Érase una vez en Hollywood. Para el viernes ya se anuncia -con pases doblados y en versión original- el estreno de Joker.

Sala de butacas de uno de los cines Luxury de Yelmo

Con la reapertura de Palafox, la multinacional mexicana Yelmo dispone de ocho salas de cine en la Comunidad de Madrid, aunque el formato luxury solo lo ha experimentado con antelación en el centro comercial Plaza Norte 2, donde operan desde hace un tiempo combinados con salas tradicionales.

Uno de los cines históricos madrileños

El reencendido del proyector abre una nueva etapa en el Palafox, un cine que puso fin a su primera parte después de 55 años de historia, una sala principal con 856 butacas (número solo superado por el Capitol de Callao) y un espectacular órgano ornamental, ante el que pasaron numerosas estrellas del séptimo arte, tanto nacional como actores y directores de Hollywood, de John Wayne a Aronofsky, pasando por Claudia Cardinale o Rita Hayworth. Todo documentado en un corto que sirvió de epitafio a la despedida de la sala.

La inauguración de las minisalas devuelven otro espacio cinéfilo al entorno de la glorieta de Bilbao, un lugar que ha visto cómo en los últimos años iban perdiéndose los espacios de este tipo. Los Roxy fueron la penúltima víctima, al cerrar y aprobar el Ayuntamiento su conversión en un gran espacio comercial. Antes cayeron el Fuencarral, el Bilbao o las salas que ahora albergan un enorme Zara. Otros lugares como los Luchana se salvaron para la cultura para albergar ahora unas resplandecientes salas de teatro. Y otros resisten el paso del tiempo, como el Proyecciones o los Cines Paz, que recientemente celebraron sus 7 años de historia.

Más información: