Estancos sin género, franquicias cerradas… y colas para donar sangre en los buses móviles

Los madrileños se mueven entre la incertidumbre y la solidaridad el día anterior al cierre comercial de la ciudad por la crisis del coronavirus

Cola de ciudadanos dispuestos a donar sangre este viernes en San Bernardo, junto a Quevedo | SOMOS CHAMBERÍ

El primer viernes con alerta de coronavirus, previo al cierre casi total de comercios, ha dejado varias estampas sorprendentes en Chamberí. Se veía muy poca gente por la calle, como fruto del llamamiento a quedarse en casa efectuado por las autoridades. Y la que circulaba lo hacía con objetivos bastante claros: los estancos por si a partir del sábado se hacía más difícil conseguir tabaco (aunque van a seguir abiertos), los supermercados (aunque el abastecimiento está asegurado) y la donación móvil de sangre.

La Comunidad de Madrid había efectuado un llamamiento urgente a los ciudadanos para que acudieran a donar, ya que en los últimos días «las donaciones de sangre han caído significativamente», explicaban en un comunicado. «Las salas de donación de hospitales y las unidades móviles son espacios seguros a los que pueden acudir con tranquilidad», añadían. Y los ciudadanos respondían notablemente: en el autobús de donación instalado este viernes en la calle San Bernardo, junto a la glorieta de Quevedo, se observaba una larga cola de personas que esperaban pacientemente su turno para que le extrajeran su sangre.

Carteles limitando la entrada a una farmacia en la calle Trafalgar | SOMOS CHAMBERÍ

Al lado, en Fuencarral, la calle más comercial del distrito, algunas franquicias como Zara ya habían cerrado sus puertas adelantándose al previsible decreto de la Comunidad de Madrid que ordenará la suspensión de toda actividad comercial salvo la de supermercado y farmacias. Estas últimas se preparaban para mantenerse abiertas en medio de la crisis por coronavirus. En la calle Trafalgar, una de ellas avisaba a sus clientes que entraran por turnos y sin juntarse más de dos personas en su interior. Otras están encargando mamparas a última hora para disminuir el riesgo de contagio, confirmó a Somos Chamberí un comercio distribuidor de plásticos cerca de Olavide.

Los ciudadanos hacen caso también los consejos de las autoridades a la hora de hacer colas. En la del estanco de la calle Fuencarral, por ejemplo, las personas guardaban al menos un metro de separación entre ellas para intentar evitar el riesgo de pillar el coronavirus que esta semana ha cambiado el ritmo de Madrid. En el de Magallanes estaban un poco más apretados, al ver que escaseaba el género: «No es que cerremos, es que no nos queda», se le oía al estanquero.

Colas de entrada a un estanco en la calle Magallanes | SOMOS CHAMBERÍ

La Comunidad de Madrid ha ordenado el cierre de todos los comercios a partir de sábado, excepto los de alimentación o farmacias. El decreto afecta a cafeterías, bares y restaurantes, lugares que este viernes todavía albergaban a mucha gente pese a que en algunos barrios como Malasaña la mayoría de los nocturnos anunciaron que echaban la persiana el jueves, antes de que lo ordenaran las autoridades.

A partir de este sábado solo podrán abrir los servicios de restauración para entrega a domicilio o para su recogida en el local y consumo a domicilio. Además se permite la apertura de minoristas de alimentación y primera necesidad. En concreto: «fruterías, carnicerías, pescaderías, panaderías, farmacias, gasolineras, estancos, quioscos y supermercados, entre otros».

Recibe las noticias de Somos Chamberí

Subscríbete a nuestra newsletter o síguenos en Facebook, Twitter, Instagram o Telegram


Apoya al periódico de tu barrio y asóciate a Somos Chamberí

Somos Chamberí es un proyecto de periodismo local independiente asociado a eldiario.es, en el que puedes informarte de las noticias que te tocan más de cerca. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de nuestros lectores más comprometidos. Si tú también quieres ayudarnos hazte socio o socia de eldiario.es y destina una parte de tu cuota a Madrid - Somos.

Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero. Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.