Hallan muerto en un quiosco de la ONCE de Chamberí a un vendedor desaparecido 10 días antes

El trabajador fue visto con vida por última vez en el intercambiador de Moncloa

Kiosko de la ONCE en Hilarión Eslava 26, donde fue hallado el cadáver | GMAPS

El cadáver de Miguel Rodríguez Garzón, de 28 años, apareció el pasado 5 de noviembre en el quiosco que la ONCE tiene ubicado en el cruce de las calles Fernando el Católico con Hilarión Eslava, a la altura del número 26 de esta misma calle. Su entorno le estaba buscando desde al menos el 25 de octubre, cuando la organización SOS Desaparecidos publicó un cartel con su imagen solicitando su búsqueda.

Al parecer, la muerte se produjo por causas naturales aunque todavía se investigan las circunstancias que rodearon al fallecimiento. El caso ha sido denunciado ante la Inspección de Trabajo por los sindicatos CSIF y CCOO y publicado inicialmente por El Mundo, diario que informa de que la demanda ha sido interpuesta por una supuesta vulneración de las normas laborales por parte de la ONCE.

Miguel Rodríguez, en una imagen facilitada por su familia durante su búsqueda

Originario de Alpedrete (Madrid), Miguel era voluntario de Protección Civil de Los Molinos, además de dedicarse a vender cupones. Era una persona «muy amigable», que «siempre está de buen humor y haciendo bromas», informaron compañeros de su voluntariado en el momento de su búsqueda. Estaba destinado a otro quiosco de Chamberí, situado en Santa Engracia 64, aunque el último lugar en el que se le vio con vida fue en el intercambiador de Moncloa. Se desconoce si tenía llaves del quiosco de Hilarión Eslava y por qué accedió a él.

Los sindicatos informan de que el titular del punto de venta de la calle Hilarión Eslava estaba trasladado temporalmente a otro quiosco, el ubicado en Guzmán el Bueno 139, al norte del distrito, donde sustituía a su titular. Lo dos sindicatos denunciantes piden a la ONCE que abra procedimiento para averiguar si el fallecimiento de Miguel Rodríguez se debe a un accidente laboral.