La importancia de cumplir con el control horario en las empresas

Todas las empresas deberán entregar a sus trabajadores una copia mensual de todas las horas realizadas a lo largo del mes

Desde el pasado 12 de mayo de 2019 todas las empresas de nuestro país están obligadas a llevar un control horario de sus trabajadores, registrado tanto la hora de entrada como de salida de sus puestos de trabajo, así como cualquier descanso que realice.

Esta es una de las medidas que ha tomado el Gobierno de España, modificando el Estatuto de los Trabajadores, con el objetivo de garantizar que cada empleado cumplirá con la duración de la jornada laboral que aparezca en sus contratos, evitando la realización de horas extras no retribuidas por las empresas, que ha sido uno de los principales problemas en los últimos años.

Totalmente obligatorio desde su entrada en vigor, todas aquellas empresas que no controlen los turnos de trabajo de sus trabajadores podrán recibir una sanción económica de entre 626 y 6250 euros, por lo que sin duda merece la pena cumplir con esta nueva medida.

Control horario de los trabajadores: ¿en qué consiste?

La implantación del control horario de los trabajadores surge tras una modificación del artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores por parte del Gobierno de España, siendo obligatorio para todas las empresas controlar los horarios de cada uno de sus empleados, desde el pasado domingo 12 de mayo de 2019.

El principal objetivo del registro de los horarios de los empleados es evitar la realización de horas extraordinarias no retribuidas ni cotizadas en la Seguridad Social, además de actuar como solución a la precariedad laboral en nuestro país, evitando de esta forma la contratación de trabajadores a tiempo parcial que realizan jornadas completas, o la contratación de becarios para que desempeñen funciones superiores a su cometido.

Esto es importante, más aún si tenemos en cuenta que en 2018 se realizaron 5,7 millones de horas extras semanales, de las cuales 2,6 millones no fueron pagados a los trabajadores ni cotizaron en la Seguridad Social.

No hay que olvidar que la realización de una hora extra no retribuida es una explotación por parte de la empresa, que además supone importantes pérdidas para la Seguridad Social. Se espera poner solución a esta situación al implantar un sistema de control horario de los empleados.

Por otro lado se busca poner solución a las contrataciones a tiempo parcial para jornadas completas. Porque aunque desde 2013 el control horario ya era obligatorio para los trabajadores a tiempo parcial, la realidad es que pocas eran las empresas que lo cumplían.

A partir de ahora todas las empresas deberán entregar a sus trabajadores una copia mensual de todas las horas realizadas a lo largo del mes, incluyendo las horas extraordinarias.

¿Cómo controlar los turnos de trabajo de tus empleados?

Para controlar los turnos de trabajo de tus empleados lo más eficaz es implantar un sistema que permita registrar las jornadas laborales de los trabajadores. De hecho, si no se cuenta con un sistema de este tipo, tal y como indica la Ley de Infracciones en el Orden Social, la empresa podría recibir una sanción económica de entre 626 y 6250 euros.

El sistema implantado para controlar los turnos de los empleados será decisión de cada empresa, pudiendo escoger el que mejor se ajuste a sus necesidades y a las de sus empleados. Existe la posibilidad de implantar diferentes sistemas, y que no todos los trabajadores registren sus horarios de trabajo de la misma forma.

Lo que sí será obligatorio para las empresas es mantener los registros horarios de los empleados durante un mínimo de cuatro años. Además, estos registros deberán estar a disposición de los propios trabajadores, y también ante una posible inspección de trabajo o de la Seguridad Social.

Y en caso de que un trabajador realizase horas extras, también debería recibir una copia resumen de las horas que haya realizado a lo largo de un mes, acompañado de una copia del recibo de su salario.

Asimismo, el sistema implantado deberá cumplir con los requisitos del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) y la Ley de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales (LOPD-GDD), que son los siguientes:

  • Será obligatorio informar a los empleados sobre el trato que van a recibir sus datos personales.
  • Incluir el tratamiento del control horario de la jornada laboral dentro del registro de actividades de tratamiento, que es obligatorio para cualquier tipo de empresa, independientemente de la actividad que desempeñe.
  • Será necesario firmar un contrato de confidencialidad entre todas las partes que pudieran tener acceso directo a los datos personales de los trabajadores.
  • Hay que realizar un análisis de los riesgos asociados al tratamiento de los datos, para así poder anticiparse y tener la solución más eficaz.
  • Redactar e implantar las medidas de seguridad para garantizar la seguridad de los datos personales tratados.
  • Habrá que establecer un procedimiento interno de comunicación de cualquier incidente de seguridad.