Luz verde de PP, Ciudadanos, Más Madrid y Vox a las obras sobre Cocheras de Cuatro Caminos, pendientes aún de la justicia

Solo el PSOE ha votado en contra del proyecto que levantará una torre de 31 plantas junto a Bravo Murillo. Las obras podrán comenzar de forma inmediata

Recreación de la futura Torre Metropolitan, según el plan aprobado por la Junta de Gobierno

El pleno del Ayuntamiento de Madrid ha dado su visto bueno este lunes al proyecto urbanístico sobre las Cocheras de Metro en Cuatro Caminos. Las obras de urbanización podrán comenzar de forma inmediata, después de los votos de los concejales de PP, Ciudadanos, Más Madrid y Vox. Solo el PSOE se ha opuesto al proyecto, sobre el que existen varios contenciosos judiciales abiertos.

«Las cocheras serán desde hoy un elemento regenerador del espacio» ha explicado el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, en su turno de palabra. El edil de Ciudadanos ha valorado el «peregrinaje» de los cooperativistas de Residencial Metropolitan,han de quiénes ha dicho que han sufrido un «suplicio» hasta haber obtenido el cambio del PGOU que permitirá la construcción de varios edificios, entre ellos una torre de 31 plantas que marcará con casi 100 metros el nuevo techo de Chamberí.

Cinco años de obras

Agosto de 2024 es la fecha de fin de los trabajos planificada por el Ayuntamiento de Madrid, después de 60 meses de obras. Las Cocheras de Metro Madrid seguirán en uso bajo el subsuelo y sobre el terreno se edificarán 58.500 metros cuadrados de viviendas.

El área de Urbanismo considera además que el proyecto ayudará a suprimir «la barrera física y funcional que actualmente representa para el barrio la existencia de la instalación ferroviaria en superficie, y se conseguirá integrar este ámbito en el conjunto de la ciudad circundante».

El Plan Parcial establece tres elementos catalogados para protección. Los elementos son la embocadura del túnel de acceso a las vías de la línea 1 y 2, en la pared esquina de la avenida de la Reina Victoria con la calle Esquilache; la parte existente del cerramiento de planta baja de la demolida Casa Tuduri, que linda con la calle Esquilache y, en tercer lugar, el muro lateral de las cocheras de metro a la misma calle Esquilache en los seis módulos que corresponden al edificio original, fijando las condiciones de su protección y las posibilidades de intervención.

La viabilidad del proyecto depende de que la justicia no tumbe el plan parcial que aprobará previsiblemente el Ayuntamiento la semana que viene. Dos asociaciones, Corazón Verde Chamberí y Madrid Ciudadanía y Patrimonio, han presentado sendos recursos contencioso-administrativos que podrían retrasar o anular totalmente los trabajos.

Artículos de opinión sobre el proyecto en Cocheras: