El Ayuntamiento anula las obras de la piscina en Cuatro Caminos para poder privatizar su explotación | Somos Chamberí

El Ayuntamiento anula las obras de la piscina en Cuatro Caminos para poder privatizar su explotación

El área de Obras rehará el proyecto para poder adjudicar su gestión a una empresa, que podrá incluir áreas de hostelería, aparcamientos o locales comerciales, en base a los nuevos criterios fijados por el Ayuntamiento de Madrid

Solar sobre el que se iba a construir el Centro Deportivo Municipal de Cuatro Caminos | SOMOS CHAMBERÍ

El futuro polideportivo de Cuatro Caminos no empezará a construirse este año sobre el enorme solar disponible junto a Bravo Murillo, como estaba previsto. El nuevo Ayuntamiento de Madrid ha decidido anular el concurso puesto en marcha por el equipo de Carmena en mayo y buscar otras fórmulas para cambiar y levantar el proyecto, que pasen por «trasladar el coste de la obra a un tercero a cambio de su explotación» y ahorrarse los 10,6 millones de euros previstos, a cambio de privatizar la instalación durante décadas.

«Se considera que el objeto de esta concesión de obra pública puede ser susceptible de explotación económica para contrarrestar el coste y mantenimiento de la obra», consta en los documentos por los que se justifica la anulación del concurso público, a los que ha tenido acceso el periódico Somos Chamberí. El texto que argumenta razones «de interés público» para anular el concurso al que habían optado 33 empresas también adelanta cambios en el proyecto para incluir áreas de hostelería, aparcamientos o locales comerciales: el polideportivo podrá incluir «zonas o terrenos para la ejecución de actividades complementarias o comerciales que sean necesarias o convenientes por la utilidad que prestan a los usuarios de las obras y que sean susceptibles de un aprovechamiento económico diferenciado».

El Centro Deportivo Municipal de Cuatro Caminos se iba a levantar sobre una parcela de 1.412 metros cuadrados en el interior del desarrollo urbanístico situado junto a Bravo Murillo, entre las calles Almansa, Garellano y Doctor Santero. Iba a contar con seis plantas que incluían una piscina climatizada, una pista polideportiva, numerosas salas de máquinas o usos múltiples y solárium en cubierta. Además, estaba previsto el establecimiento a su izquierda de una zona abierta, «destinada al uso y disfrute de la ciudadanía y que dota al Centro Sociocultural José de Espronceda (calle Almansa, 9) de una salida a dicha plaza», comunicó en su momento el Ayuntamiento de Carmena.

Alzado del proyecto anulado para el Centro Deportivo Municipal de Cuatro Caminos | AYUNTAMIENTO DE MADRID

Ahora, el proyecto será rehecho. Los criterios fijados por Almeida y Villacís son otros, y vienen claramente definidos en los documentos consultados por este periódico: «La Nueva Corporación Municipal (…) ha establecido como un criterio de actuación la posibilidad de estudiar que determinadas obras públicas en vez de ejecutarse a través de un contrato de obras, se utilice la figura contractual de la concesión de obra pública, en la que el concesionario se obliga a ejecutar la obra, a cambio de percibir cantidades de dinero de los usuarios por tiempo limitado, como un medio de cubrir el costo de las obras».

Anulación en mitad del verano

La decisión depende del área de Obras, dirigida por Paloma García Romero (PP), y es una de las primeras que firma la nueva directora general de Arquitectura y Conservación del Patrimonio del Ayuntamiento de la capital, Paloma Sobrini. La anulación fue aprobada en junta de Gobierno, firmada el 30 de julio y publicada el pasado 5 de agosto, sin que el consistorio la comunicara a través de sus canales de prensa oficiales.

Con este giro del Ayuntamiento se vuelve a los criterios que rigieron durante las alcaldías de Ruiz-Gallardón y Ana Botella, cuando se adjudicaban obras y explotación de polideportivos a empresas privadas, sin coste para el Ayuntamiento, a cambio de ceder entre 25 y 40 años la explotación de las instalaciones a una empresa privada. Así se construyeron los centros deportivos de Vallehermoso, Alcántara o Barceló, algunos de ellos con terrazas de restauración en sus azoteas o aparcamientos en el subsuelo.

Manuela Carmena revirtió esta forma de construir instalaciones, después de ascender a la alcaldía con la promesa de “parar la privatización de los servicios públicos, la externalización de servicios municipales a grandes empresas y la venta de patrimonio público”, según rezaba el programa electoral de Ahora Madrid. Su delegado de Urbanismo volvió al modelo de construcción pública, con el que se está levantando, por ejemplo, el polideportivo con piscina cubierta del Parque Móvil, cercano al de Cuatro Caminos y cuyas obras fueron adjudicadas in extremis por la anterior corporación.