Los cooperativistas de Cocheras renuncian al plan por «inseguridad jurídica» y luego afirman que era «un trámite más» para aprobarlo

Residencial Metropolitan rechaza en un escrito judicial seguir adelante con el actual proyecto, aprobado por el Ayuntamiento en junio de 2014, debido a las denuncias presentadas por colectivos vecinales en contra del desarrollo que incluye una torre de 100 metros de altura

Un arcoiris sobre las cocheras de Cuatro Caminos | CRISTINA HERNÁNDEZ

El desarrollo urbanístico sobre las Cocheras del Metro en Cuatro Caminos sigue acumulando episodios juidiciales. Residencial Metropolitan, la cooperativa que adquirió los terrenos y que pensaba empezar a construir cuanto antes sus edificios, ha renunciado al plan parcial que ella misma había pedido al Ayuntamiento de Madrid y cuya versión final acabó siendo aprobada el pasado 29 de julio por el nuevo gobierno de Almeida y Villacís.

Metropolitan se ha visto obligada a renunciar al acuerdo de Junta de Gobierno del 26 de junio de 2014 «para evitar la inseguridad jurídica urbanística que una sentencia estimatoria pudiera tener en el presente recurso», explica en un procedimiento enviado el pasado lunes al juzgado que tramita la causa iniciada por asociaciones vecinales y colectivos en defensa del patrimonio. En el mismo escrito, al que ha tenido acceso Somos Chamberí, se suplica que se dé por terminado este proceso judicial y no se reclamen las costas judiciales.

«Ha tenido que ser la propia promotora la que deje en evidencia al Ayuntamiento, que se jactaba de desbloquear el expediente de las Cocheras de Cuatro Caminos», explican las cuatro organizaciones que denunciaron el plan parcial (Corazón Verde Chamberí, Parque Sí, Salvemos Cuatro Caminos y Madrid Ciudadanía y Patrimonio). En su demanda, indicaban ya advertían que el Plan Parcial podía ser declarado nulo por un error en la tramitación, entre otras cuestiones.

El error principal lo cometió el Ayuntamiento -en la época de Ana Botella- al no publicar las fichas del planeamiento en el Boletín Oficial, pero nadie se dio cuenta hasta 2018, gracias a la primera denuncia de las asociaciones citadas. Entonces, el consistorio -ya con Manuela Carmena- publicó las fichas pero tuvo que anular la tramitación del plan parcial e iniciarla de nuevo en enero de este año. Justo después las asociaciones denunciaron que la “Estimación de la Iniciativa urbanística” se había producido en 2017, antes de la publicación de las mencionadas fichas en diciembre de 2018. Este detalle, en virtud del artículo 107 de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid, abría la puerta a la anulación del plan, que fue aprobado definitivamente por el Ayuntamiento -con Almeida de alcalde- a finales de junio.

«La cooperativa no ha renunciado al plan»

Con la renuncia de Residencial Metropolitan, los colectivos que se oponen al desarrollo urbanístico consideran que el proyecto vuelve a su inicio y denuncian que aún se trata de una «operación viciada de irregularidades desde su comienzo, con el agravante de evidenciar los fallos en el control del proceso y la falta de garantías jurídicas para la ciudadanía». Sin embargo, los cooperativistas indicaron después que su renuncia no implica la anulación del plan parcial aprobado por el nuevo Ayuntamiento en julio: «En ningún momento se habla de la renuncia al plan sino a otro trámite administrativo, que es la estimación de la iniciativa con el fin de presentar una iniciativa actualizada, basada ahora en el plan parcial ya aprobado definitivamente el 29 de julio y como un trámite más».

«Este proceso judicial referido es uno de los pocos que se encuentran activos», afirman en nota de prensa desde Metropolitan, quienes están seguros de que su proyecto «se encuentra refrendado por los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Madrid  y de la Comunidad».

Pero la carrera de obstáculos judiciales no ha acabado con esta renuncia: actualmente se encuentran en tramitación judicial tres recursos contra la Modificación de Plan General aprobada en 2014 sobre el que se sustenta toda la operación, además de un recurso contra la denegación de la protección patrimonial de las Cocheras Históricas de Metro existentes en la parcela. Por ello los demandantes piden que Metro y Comunidad de Madrid deberían renuncien a la operación, que incluye levantar una torre de edificios de hasta 31 plantas y más de 100 metros de altura, además de otros edificios residenciales y dotacionales y un parque público. También reclaman «abrir un debate ciudadano sobe el futuro de la parcela que contemple la conservación, rehabilitación y reutilización de las Cocheras Históricas».

Ciudadanos afirma que no habrá retrasos

Horas después de publicarse esta información, el área de Urbanismo negó la mayor y consideró que la renuncia solo son «pequeños flecos» que quedaban para «garantizar la viabilidad» del proyecto y «reforzarlo» desde el punto de vista jurídico. «En ningún caso supone retraso en los plazos previstos, porque el plan parcial tiene plena vigencia», ha indicado el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes.

Para Fuentes, esta renuncia supone la anulación de un acto previo a que todo el planeamiento estuviera aprobado pero en ningún caso renuncian al plan parcial aprobado el pasado 29 de julio, ya que «ni pueden ni quieren». Desde su punto de vista, sí renuncian al trámite administrativo que es la estimación de la iniciativa con el fin de presentar una iniciativa «actualizada», basada en el plan parcial ya aprobado de forma definitiva en el último pleno municipal.

El concejal de Ciudadanos ha asegurado también que «todavía el Ayuntamiento de Madrid tiene que aprobar el convenio de gestión, proyecto de reparcelación y proyecto de urbanización».

Más información:

Artículos de opinión sobre el proyecto en Cocheras:

¿Quieres recibir las noticias de Chamberí en tu correo? Apúntate a nuestra newsletter